domingo, 28 de noviembre de 2010

Este hombre arregló pago a Barrios


Su nombre es Julián Maximiliano Berrocal Flores y es el gerente central de Essalud, el mismo que se encargó de afinar cada detalle para que, en setiembre pasado, se le pagara al entonces Presidente Ejecutivo de esa institución –o sea, a su jefe– Fernando Barrios Ipenza, la nada despreciable suma de S/. 90 mil, argumentando un despido arbitrario, y cerca de S/. 100 mil por beneficios laborales.

Este es el hombre que, en menos de 12 horas, hizo que Barrios abultara sus cuentas con un dinero que, según especialistas en derecho laboral, no le correspondía, pues no existió en su contra un despido arbitrario sino el término de su labor como funcionario de confianza en EsSalud para convertirse en ministro del Interior, cargo al que, por cierto, renunció tras conocerse dicho pago.

Julián Berrocal fue tan veloz y diligente que no esperó el día 16 de setiembre, fecha que entró en vigencia la Resolución que dio por concluida la labor de Barrios en EsSalud, y tramitó un día antes el desembolso del dinero al hoy suspendido militante aprista. Todo un faenón.

Ese mismo 15 de setiembre lo hizo todo. Envió al abogado Richard Herrera Vásquez, socio del Estudio Muñiz –con quien supuestamente EsSalud tiene una relación contractual, aunque no se ha exhibido documento que así lo acredite–, el pedido para que analice el caso de Barrios. Herrera, por cierto, terminó dando una opinión favorable a Barrios y a su hoy famosísima indemnización.

El fundamento de este abogado, aunque increíble, fue que en la ceremonia donde Barrios juró como ministro del Interior, el 14 de setiembre, se leyó la resolución que lo nombraba como titular de dicho pliego y, por tanto, desde ese momento todos debíamos entender que había sido despedido de EsSalud, pues su contrato era hasta el día 15 y había salido un día antes.

EN TIEMPO RÉCORD
Este análisis fue remitido a Julián Berrocal ese mismo día. Con la opinión favorable, Berrocal pidió a la subgerencia de compensaciones que se ocupe de la liquidación de Barrios. Por supuesto que esta última lo hizo en un dos por tres.

Luego, el mismo 15 de setiembre, la liquidación pasó a la gerencia de administración de personal, la que también dio su visto bueno ‘al toque’.

Finalmente, la boleta con los montos a pagar a favor de Barrios llegó a manos de Berrocal en horas de la tarde y, de hecho, estampó su firma en ella. Sin perder un minuto, la envió al área de finanzas para que ésta efectúe el pago respectivo. Todo en menos de 12 horas.

Estamos ante un gerente con una actuación que tendrá que ser investigada no solo por la Contraloría General, sino también por el Ministerio Público, a fin de determinar su grado de responsabilidad en este escandaloso caso con el que, inclusive, los apristas –fiel a su estilo– han deslindado.

Pero lo curioso –por no decir suspicaz– es que este gerente, en abril de este año, cobró una bonificación de nada menos S/. 85 mil de EsSalud. Si bien venía persiguiendo esa bonificación varios años, se la llevó al bolsillo justo cuando Barrios era presidente de esa entidad y él era gerente central.

SUSPENDIDO
Este diario entrevistó la tarde de ayer al aludido gerente central, Berrocal Flores, y lo interrogó sobre su actuación en el caso de Barrios, y también por el cobro de su jugosa bonificación. Por la noche, un comunicado de EsSalud dio cuenta que se tomó la decisión de suspenderlo en sus funciones.

El escueto comunicado señala, además, que se acordó separar definitivamente de sus funciones en el directorio de la empresa ESVICSAC –que proporciona servicio de seguridad y limpieza a EsSalud– a Carmen Barrantes, quien también recibió S/. 60 mil por supuesto despido arbitrario. La verdadera razón, sin embargo, de su salida fue para ir a trabajar con Barrios al ministerio del Interior, donde ocupó el cargo de viceministra.

Aunque siempre reacio, en la entrevista con diario16, el hoy suspendido Julián Berrocal confirmó que el día 15 de setiembre se hicieron todos los trámites para pagar a Barrios, pero defendió a capa y espada su actuación en este caso, señalando que todo lo actuado estaba dentro de lo correcto.

Se justificó diciendo que la ley establece que en menos de 48 horas se debe resolver una liquidación y que por ese motivo aceleró el trámite respectivo a su ex jefe. Indicó que su decisión se sustenta en la opinión legal del abogado Ricardo Herrera, miembro del Estudio Muñiz.

Dijo que no es el único caso en el que se ha pagado una indemnización por despido a un Presidente Ejecutivo de EsSalud, pues recordó que con César Gutiérrez también ocurrió la misma figura.

En relación al contrato de Barrios dijo que éste tenía uno a tiempo indeterminado. Explicó que hay dos tipos: a plazo fijo y a plazo indeterminado. En el primer caso, si la persona estuvo contratada por dos años, pero se le cesa a los 12 meses, entonces se le tendría que pagar los 12 meses restantes que no va a trabajar.

En el caso del plazo indeterminado, señaló que aun cuando tenga un contrato de dos años, se le puede cesar en cualquier momento sin pagarle los sueldos de los meses restantes, pero agregó que sí es legal pagarle su indemnización.

En relación al cobro de una bonificación por S/. 85 mil, Berrocal dijo que el 8 de abril de 2010, el Sétimo Juzgado en lo Contencioso Administrativo dispuso que se cumpla el pago, y la institución ejecutó el desembolso de la bonificación.

Indicó que el proceso para hacerse de esa bonificación por haber cambiado de puesto de trabajo en EsSalud empezó en abril de 2003, aunque sí reconoció que el efectivo lo obtuvo en abril de este año.

ORTEGA MIENTE AL CONGRESO
El presidente de EsSalud, Félix Ortega, se presentó ayer en la Comisión de Seguridad Social del Congreso para asegurar que la millonaria indemnización que le pagó su institución por despido intempestivo a su antecesor y ex ministro del Interior, Fernando Barrios, se realizó debido a que tenía un contrato con carácter de indeterminado.

Sin embargo, su versión carece de veracidad debido a que, según el artículo 5 de la Ley Nº 27056, los mandatos de los miembros del Consejo Directivo, como fue el caso de Barrios, son ejercidos por dos años y solo pueden ser renovados una sola vez por un periodo igual, por lo que su amigo y antecesor debía irse de todos modos el 15 de setiembre.

Pero eso no es todo. Ortega ensayó numerosas explicaciones para este pago, como que en la seguridad social existen tres regímenes laborales y que Barrios pertenece al Nº 728, es decir, de la contratación por plazo indefinido. Es más, precisó que, entre el 2004 y 2009, varios de los funcionarios de la institución recibieron esta misma indemnización por haber sido cesados en sus funciones.

Consultado por la presidenta de la comisión María Sumire y el legislador Yonhy Lescano si estaba enterado de este escandaloso pago efectuado un día antes que Barrios termine su periodo como presidente, Ortega respondió que sí. Sin embargo, cuando el congresista José Macedo le hizo la misma pregunta porque llegó tarde a la sesión, el funcionario precisó que sabía de la resolución, pero que de la indemnización se enteró por los medios de prensa.

Durante y después de su exposición, el presidente de EsSalud también intentó evadir toda responsabilidad argumentando que jamás tuvo conocimiento de este caso, pese a que Barrios es su paisano y amigo desde hace muchos años y que, tras su salida, siempre trató el tema como la de “un trabajador más” de la institución que cuenta con 45 mil empleados.

Según Ortega, “este es un tema ético que le ha costado el cargo a Barrios, pues ya no es ministro”, y que será el Poder Judicial quien determine si hubo dolo o no.

Por otro lado, informó que el tema de EsSalud ya está en manos de la Contraloría y aclaró que el Estudio Muñiz asesora a la institución en temas laborales por lo que fue consultado en el caso de Barrios.

CITARÁN A MINISTRA DE TRABAJO
El presidente de la Comisión de Fiscalización, José Vega, anunció ayer que citará a la ministra de Trabajo, Manuela García, para que explique por qué firmó una resolución de cese y no aceptando una renuncia del ex presidente de EsSalud y ex ministro del Interior, Fernando Barrios, como correspondía en este caso.

Por otro lado, los integrantes de este grupo de trabajo acordaron que este lunes pedirán facultades de Comisión Investigadora al Pleno para que, en un plazo de 60 días útiles, investiguen y determinen las presuntas irregularidades cometidas, no solo por Barrios, sino también por el actual presidente de EsSalud, Félix Ortega, y la ex viceministra del Interior, Edelmira Barrantes.

Al respecto, el legislador Javier Velásquez Quesquén señaló que su bancada no blindará al ex presidente de EsSalud y dirigente político del APRA, debido a que todas las pruebas lo acusan. Aseguró que apoyará las investigaciones que se realicen en el Congreso y en el Poder Judicial, pero aclaró que no apoyará la acusación constitucional que presentó hace dos días el legislador Yonhy Lescano por considerarla “desproporcionada”.

Fernando Barrios no asistió ayer a la Comisión de Fiscalización porque, según él, estaba preparando su defensa. Por tal motivo, fue citado para este miércoles junto con Ortega y Barrantes.
Con información del "
Diario 16"

1 comentario:

Julian Berrocal dijo...

Este informe periodístico estuvo basado en supuestos no en hechos concretos. Las entidades de control investigaron este caso del año 2010 y no encontraron ninguna ilegalidad en el pago, que fue realizado conforme a ley.
Los funcionarios públicos deben cumplir en aplicar las normas legales y no pueden aplicarlas a su criterio o antojo o dejar de hacerlo. Con la sola indicación de un funcionario como el Sr. Berrocal, no se puede efectuar un pago, como insinúa este informe, él nunca realizó un cobro ilegal y nunca fue suspendido. Se debería informar con la verdad y con las verificaciones previas, y cuando las investigaciones aclaran los hechos, deberían difundirse estos resultados y darse las disculpas o rectificaciones del caso.